Gimnasia facial: ¿por qué deberías practicarla?

Con unos sencillos ejercicios que deberás hacer a diario, tu rostro se mantendrá terso y radiante más tiempo.

 El envejecimiento del rostro es, sin duda, una de las mayores preocupaciones de todas las mujeres. Y en la batalla para luchar contra las arrugas, además de todo el arsenal de cremas, y de los tratamientos médico-estéticos, contamos con el fitness facial.

En nuestra cara existen más de 50 músculos que movemos constantemente pero nunca ejercitamos. Como sabes, los músculos que no se ejercitan, pierden tono, mientras que el movimiento te permite fortalecerlos. Pues igual que haces con los músculos que tienes en brazos, piernas o abdomen, ¿por qué no hacerlo con los que tienes en el rostro?

La gimnasia facial, practicada con regularidad y constancia, te permitirá mantener los músculos de la cara firmes y elásticos con lo que conseguirás corregir la flacidez y mitigar las arrugas. Además con la gimnasia facial activas la circulación sanguínea, un aspecto que aumentará los beneficios de las cremas. Sin olvidar que conseguirás relajar tensiones.

Antes de ponerte a practiar los ejercicios de gimnasia facial, ten en cuenta estos consejos:

  • Debes realizar los ejercicios con lentitud y calma, tomando conciencia de cada movimiento.
  • El mejor momento para practicarlos es por la noche, de forma que relajarás también la tensión acumulada durante todo el día.
  • Dos veces a la semana es un buen comienzo, luego puedes incrementar la frecuencia, y sobre todo practicarlo siempre que notes tensión.
  • Es beneficioso que los hagas antes de aplicarte la crema, ya que al activar la circulación, penetrará mejor en tu piel posteriormente.
  • Están recomendados a partir de los 30 años.
  • Ponte delante de un espejo.

Marta García, especialista en belleza y salud, nos recomienda alguno de los ejercicios que pauta en su centro Marta García de Oviedo para una rutina antiaging. Se trata de tonificar los músculos del rostro que más sufren los estragos del paso del tiempo y que se localizan, principalmente, en la comisura de los labios, en el contorno de los ojos, en la zona del mentón y en el cuello, esa zona muchas veces olvidada en los tratamientos de belleza.

Ejercicios de gimnasia facial:

  • Contra las arrugas de los labios: pronunciar 10 veces y en voz alta las vocales: A , E , I , O , U estirando la boca al máximo. Repetir diariamente en la mañana y en la noche.
  • Para tonificar la piel del rostro: cerrar la boca y mover 10 veces la lengua, llevándola de derecha a izquierda y viceversa.
  • Para las arrugas de la frente: en este ejercicio situaremos las yemas de los dedos sobre las cejas y las moveremos de arriba abajo durante unas 15 veces (que podemos ir ampliando al paso de los días, hasta llegar a 50 veces) sin retirar los dedos de esa zona. Este ejercicio también nos permite reducir las patas de gallo del orbicular del ojo.
  • Para reafirmar el cuello: pronunciar 10 veces cada noche la letra X de forma exagerada, contrayendo al máximo los músculos. Después de la aplicación del suero y crema. Y un truco para eliminar doble mentón es mascar chicle, trabaja los músculos del rostro, cuello e incluso escote, lo ideal es masticar durante un buen rato cada día, el truco es que utilices una buena cantidad (2 chicles) y realices la masticación en forma muy exagerada.
  • Para el doble mentón o papada: levanta la barbilla y coloca la mano debajo de los músculos de la mandíbula, estirar hacia delante y hacia arriba. También podemos intentar abrir la boca de manera suave en esta posición. Estaremos así durante unos segundos y luego relajaremos. Abrir la boca al máximo y mover la mandíbula inferior hacia dentro y hacia fuera alternativamente, sin disimular la tensión.
  • Para fortalecer las mejillas: inspirar e hinchar los carrillos al máximo. Relajar y repetir diez veces más. Torcer los labios a la derecha, de forma que tiren del pómulo izquierdo. Realizar la misma operación hacia la izquierda, de forma que tire bien del pómulo derecho. Y poner los carrillos y los labios en posición de soplar, hacer fuerza con los labios sin mover de lugar. Mantener la presión al menos 10 segundos. Abrir la boca al máximo, como si fuéramos a gritar la letra A, forzando todos los músculos que rodean los labios. Apretar los dientes y hacer al mismo tiempo muecas con los labios hacia arriba, hacia los lados y hacia afuera.
  • Contra los párpados hinchados y las bolsas de los ojos: apoyar los dedos en las sienes y cerrar con fuerza los párpados durante 10 segundos, en la derecha y en la izquierda (repetir 5 veces en cada sentido). Para terminar, cerrar los ojos y procurar relajar al máximo los rasgos.
  • Para evitar o minimizar las ojeras y bolsas: intenta cerrar los ojos con el párpado inferior sin mover el superior y sin fruncir el entrecejo. Sube y baja el párpado de abajo 15 veces, lentamente. La última vez que lo subes, cuenta hasta 15 con el párpado subido y después déjalo totalmente relajado.

Fuente: www.mujerhoy.com

Newsletter

Redes Sociales

Contactanos

  • Rojas 1691 PB CABA
Google+