Máscarillas: tipos, aplicación y funciones

 

La funcionabilidad de las máscarillas en los nuestros tratamientos es de vital importancia. Estas serán humectantes, secativas, reafirmantes, tensoras, blanqueadoras, refrescantes descongestivas, emolientes, queratolíticas y enzimáticas según los principios activos utilizados. La aplicación no sólo dará un estado de bienestar y sensación de relax, sino que afirmará nuestro trabajo.

Máscaras cosmetológicas: tipos, aplicación y funciones

 

Las mascarillas cosméticas las hallaremos en diferentes tipos de presentación como crema, arcilla, polvo (que mezclaremos con agua) y gel.

 

Entre los diferentes tipos de mascarillas las más comunes de acuerdo su funcion:

  • Mascarilla limpiadora: Se recomiendan para pieles grasas en las que sea necesario eliminar puntos negros y limpien la piel pero no la deshidraten. Generalmente en su formulación se utilizan diferentes sustancias de plantas astringentes que además actúan cerrando los poros.
  • Mascarilla exfoliante: La mayoría de las mascarillas limpiadoras son también exfoliantes. Preparadas a base de extractos vegetales su aplicación ayuda a eliminar las células muestras y a renovar la piel brindándole un aspecto más luminoso. Ideales para aplicarlas el día anterior a tomar sol.
  • Mascarilla nutritiva: indicada para pieles secas, les devuelven su aspecto fresco y saludable. Contienen en su formulación sustancias grasas, vitaminas y elementos que ayudan a retener la humedad.
  • Mascarilla hidratante: Mantener la piel hidratada también depende del uso de una mascarilla adecuada que le devolverá la luz y el color perdidos. Las mascarillas hidratantes retienen la humedad natural de la piel y generalmente son a base de plantas como el cactus o sustancias como la miel. Ideales para pieles secas, eliminan las arrugas pequeñas y las líneas de expresión.
  • Mascarilla reafirmante: Su efecto lifting es increíble devolviéndole a la piel un aspecto joven y descansado. Son recomendadas para mujeres a partir de los 35 años.

La aplicación no sólo dará un estado de bienestar y sensación de relax, sino que afirmará nuestro trabajo.

Se presentan en geles, silicatos, polvos, arcillas, bentonitas,caolín, en caso de las arcillosas se preparan con lociones que las mantendrán húmedas dando así una mejor hidratación, serán descongestivas o calmantes.

En algunos casos se dejarán secar y entonces tendrán efectos astringentes o tensores. Siempre dependerá de la necesidad, y los principios activos agregados.

En algunas circunstancias serán cremosas, vehículos grasos, entonces serán oclusivas, humectantes, lubricantes y se podrá potenciar su acción con el agregado de extractos vegetales como ginseng, vitaminas, ceramidas.

Los resultados obtenidos dependerá del biotipo cutáneo, por lo tanto es sumamente importante realizar una buena evaluación para la correcta aplicación del vehículo y el activo.

Tipos de máscaras

Entre otras podemos mencionar:

– Máscaras blanqueadoras: se aplican en pieles hiperpigmentadas, ya que su función es aclarar. En algunos casos provoca leve descamación. Se preparan en bases cremosas o arcillosas (siempre dependiendo del biotipo), con el agregado de emblica, uva ursi, acido kójico, peróxidos de magnesio, ácido mandélico, vitamina C.

– Máscaras enzimáticas: son de efecto queratolíticas. Se elaboran con bromelina (derivado del ananá) papaína (derivado de la papaya) y, como vehículos, polvo o arcillas.

– Máscaras descongestivas: producen efecton calmante o refrescante. Se presentas en geles, con glicólicos vegetales, de manzanilla, aloe vera, tilo sauco, malva.

– Máscaras de fango: sus principios activos son sílice, calcio, azufre , zinc, potasio y otros oligoelementos. Su función es regenerar y oxigenar, reactivar la actividad celular. En pieles secas se coloca, se deja actuar 10 minutos, se brumiza para mantener la humedad y luego se retira con abundante agua. En el caso de pieles oleosas se deja secar, luego brumizar y retirar con agua tibia.



– Máscaras de chocolate: ricas en vitaminas, antioxidante, hidratante y tonificante, actúa como revitalizador de la piel.

– Máscaras de oro: de efectos afirmantes y antiarrugas, suaviza las líneas de expresión, aclara la piel y redefine el contorno facial. Es ideal para la recuperación del brillo y elasticidad producidos por el exceso de sol, el stress y la opacidad provocada por el consumo de algunos medicamentos.

– Máscaras con Vitamina C: tiene acción antiage. El ácido ascórbico estimula la producción de colágeno y elastina. Es blanqueadora, rejuvenecedora y produce un efecto lifting.

– Máscaras de limpieza profunda: con lanolina y proteínas de almidón y exfoliante con te verde y romero.

– Máscaras de alginato: se colocan en capa gruesa y se retiran en una sola pieza.

 

Fuente: classtetica.wordpress.com 

Agradecemos a María Rosa Ahumada por compartir información.

Newsletter

Redes Sociales

Contactanos

  • Rojas 1691 PB CABA
Google+